viernes, 27 de mayo de 2016

Un final inesperado

Hoy se hubiera cumplido las 12 semanas pero esta vez no a podido ser. Hoy hubiera sido el día que lo hubiera anunciado mi pareja se precipitó y de la ilusión hacía tiempo que lo había ido proclamando, la felicidad se trunca cuando menos te lo esperas. De echo no nos preparan para algo así, la perdida, el dolor cada uno lo lleva como puede. Piensas que si ya has tenido a miniyo pues que no te puede pasar una cosa así y que todo irá bien, pero algo en mi interior desde hacía días me decía que no iba bien, en la anterior ecografía no crecía por las semanas que tenía que estar y tocaba esperar, esa espera se hizo eterna con manchados, malestar, vómitos,... de echo no estaba disfrutando de mi embarazo. Miniyo aún no se si lo habrá entendido, estaba muy ilusionada porque sería la hermana mayor y ella estaba convencida que tendría una nena, se liaba con eso de que tenía que llegar antes de Papa Nóel y siempre decía después de Reyes, así que para que lo entiendera mejor que el bebé se había puesto malito y se le había parado el corazón pues le acabé convenciendo que como ella decía ya vendría después de Reyes.
Desconocía tantos casos de gente que les había pasado y los ánimos recibidos de estos días, la que más me a echo reír a sido miniyo con sus tonterías y porque los niños tienen ese don especial que cuando estás triste se te pegan como una lapa y te sacan una sonrisa con su magia.
 No pretendo dar lástima ni buscar compasión solo que esta vez no a podido ser y ya habrá una próxima.